La Virgen María

En setiembre de 1983, la población nicoleña se conmocionó con la noticia de que en diversas casas de familias se iluminaban los rosarios, despertando el sentimiento religioso de unos y el escepticismo de otros. Mientras esto se repetía, cada vez con mas frecuencia, congregando al rezo del Santo Rosario a multitud de vecinos, a una mujer sencilla, buena esposa y madre ejemplar, comienza a aparecérsele la Santísima Virgen, registrándose el 25 de setiembre de 1983, como la fecha en que por primera vez experimenta este suceso maravilloso. El mayor mérito de esta mujer consiste quizás, en la discreta conducta observada, ya que nunca intentó cobrar notoriedad pese al extraordinario privilegio de haber sido destinataria de tal gracia.Comienza así el fluido e ininterrumpido dialogo, donde la Reina del Cielo , avala sus mensajes con citas bíblicas, cuya concordancia resultaría imposible explicar sin la intervención divina, por no contar la receptora, con la mas elemental instrucción bíblica, exegética y teológica necesaria, para armonizar los textos de los mensajes con los de la Palabra de Dios, en forma tan exacta.

Los mensajes, uno o varios por día, constituyen una verdadera catequesis, lo que es la originalidad de esta manifestación mariana, cuya principal temática, al estilo de Lourdes, Fátima o Lasalette, o cualquiera de las otras revelaciones de la Virgen son:

La alianza entre Dios y su pueblo, la necesidad de la conversión de los pecadores. La recomendación insistente de orar por la paz del mundo. La conveniencia de difundir y practicar la devoción del Santo Rosario. La importancia de hacer penitencia y predicar la Palabra de Dios, tema este último, que adquiere en labios de la Virgen un carácter de suma urgencia, las frecuentes exhortaciones a la paz, al amor al prójimo. La necesidad de comulgar frecuentemente y orar pidiendo al Espíritu Santo.

La Imagen

La Virgen le dice a la mujer, que hay una imagen suya, bendecida por un Papa, es una imagen de madera de María del Rosario.  En efecto, para sorpresa de los sacerdotes, su imagen con el niño en sus brazos estaba allí desde hace muchos años, olvidada en el Campanario de la Iglesia Catedral. La imagen es restaurada y puesta a la veneración del pueblo de Dios. Las actas conservadas en la parroquia, dan fe de que la misma data de 100 años, época en que llega con motivo de la inauguración del templo parroquial y fue enviada desde Roma por León XIII, quien la bendijo, para que fuera honrada y bendijera al pueblo de San Nicolás. Consta también en los archivos, que la cofradía del Santísimo Rosario, fundada por el entonces Cura Párroco, Mons. Cecarelli, rezó por primera vez la oración compuesta por Santo Domingo de Guzmán, frente a la venerada imagen, el 25 de setiembre de 1884.

La celeste aparición se manifiesta a la vidente, como la “Virgen del Rosario” y le comunica su complacencia en que, para distinguirla de los otros lugares donde se la venera con esa advocación, se la llama “María del Rosario de San Nicolás”. Y no hay duda que lo es, y de que tiene sobrados derechos, ya que antes de la creación del Curato de los Arroyos, aproximadamente a partir del año 1700, fue construida en la desembocadura del Arroyo del Medio, un oratorio en honor a la Santísima Virgen del Rosario, donde periódicamente se celebraban los oficios religiosos, pues era la única capilla de la entonces pequeña población nicoleña.

En 1730, se crea el Curato de los Arroyos con asiento en la actual ciudad de Rosario, y la Virgen del Rosario fue su Patrona. Dicha jurisdicción se extendía desde el Arroyo de la Hermanas, hasta el Río Carcarañá, perteneciendo a la misma la población de San Nicolás. Posteriormente a su creación , Rafael de Aguiar, que tenia proyectada la capilla en honor a San Nicolás, hizo reconstruir el oratorio del Rosario (del Arroyo del Medio) , pues un malón lo había destruido parcialmente. En la segunda mitad del siglo pasado, cuando explota el polvorín cercano al viejo Templo de San Nicolás, se recupera de entre los escombros, ya que el Templo se había derrumbado, la única imagen de la Virgen del Rosario.

 

Oraciones Manifestadas por María del Rosario de San Nicolás

2-12-83 Corazón de María

Eres tan maravilloso que jamás hubiera imaginado conocerlo algún día. Me haces estremecer de dicha mi corazón estalla de alegría con sólo mirar los destellos que despides. Brillas cual sol en un día pleno y eres transparente cual gota de rocío pero el amor que tiene tu Corazón María, es tan grande, que alcanza y sobra para el mundo entero. Yo espero que lo encuentren Madre mía, que lo vean como yo, sólo un momento e ilumine la ceguera de los hombres, que haya paz y amor fraterno,  y se borre para siempre el odio de la tierra por los siglos de los siglos. Amén.

 

12-12-83 Jaculatoria a Dios Padre

Padre, líbranos de todo mal. Con tu Santa Sabiduría, Señor, sálvanos de todo pecado; en nombre de todos cuantos te queremos, Señor, llévanos por el camino del bien. Amén.

La Virgen dice: “El que reza esta oración nueve días seguidos, acompañada con un Rosario, le concederé una gracia especial”.

 

18-12-83 El Señor es…

Son muchas las ovejas perdidas del Señor y Él quiere recuperarlas; por eso les dice el Gran Pastor a las que están en su Rebaño, que no salgan de él y no se muevan de su lado.

El Señor es Luz en las tinieblas, es agua en el desierto, abrigo en la intemperie, da de comer al hambriento, quien cree en Él gozará de Vida Eterna. Amén.

 

20-12-83 María, nuestra ayuda

Vigilante estás Tú Dulce María,  silenciosa siempre a nuestro lado, cuidando nuestro camino y sacando las piedras que hay a nuestro paso. Nunca salgas de nuestra vida Virgen mía,  perdidos estaremos si no tenemos tu guía, a veces nos desviamos de la ruta que nos trazas, o desmayamos ante cualquier tropiezo, pero siempre nos sacas adelante, con la ayuda de nuestro Padre. Amén.

 

3-1-84 Oración para el angustiado.

Siento necesidad de decirle a mi Virgen María:

Madre mía Celestial qué me tienes reservado: no sé si es dolor o alegría;  pero sé que en este día en que me siento agotada, solo pienso en tu Hijo que llevó su cruz a cuestas, que cargó todo el dolor sin expresar una queja. Cuánto sufrió Jesús por el mundo y sus pecados. Y también pienso por Ti, tu dolor no se compara; nada ni nadie en la tierra sufrió lo que tú sufriste y siento que yo, Virgen mía, tendría que estar llorando no de pena, sino de alegría, por la carga que me das. Madre, perdón por tener estos malos pensamientos. Ahora me siento aliviada, sé que estoy iluminada y me siento resguardada

con toda tu protección. Amén”.

Esta oración no es solamente para ti, también es para todo aquel que está angustiado por algún motivo, debéis leerla y os aseguro que se aliviará. Hazla conocer.

 

7-1-84 María salvadora

Madre que todo lo puedes siempre observas desde el Cielo si hay alguien que perdió el camino, si un hijo tuyo ha olvidado los mandatos de su Padre. Tú pones todo el empeño para que esa alma perdida encuentre pronto la salida de ese pozo en que se encuentra. Halle de nuevo la Luz que le indica el Padre Eterno por eso Madre, Tú constantemente vigilas los pasos que dan tus hijos que no se aparten jamás de su bendita Palabra. El Señor por tu intermedio quiere que su Ley cumplan. Gloria al Altísimo Padre.

 

2-2-84 Dios es amor 

Dios es amor, don de vida, misericordia y comprensión total. Eres Gloria eterna, consuelo de tristeza, liberación del alma. Señor quiero honrarte, cantar alabanzas a tu Nombre. Hoy quiero decirte: Aquí me tienes Señor. Quédate conmigo hoy y por siempre. Amén.

 

11-2-84 Bendigo al Señor

Bendigan al Señor Rey del Universo alaben a Dios Padre nuestro que todos sepan que es misericordioso que perdona y ama sobre todas las cosas. Que su Reinado es eterno como eterno es su amor por sus hijos. Él sólo pide fe y vivir en su Palabra, ofrece a cambio la salvación del alma y liberación total. Amén. Amén.

 

19-2-84 Súplica al Señor

Señor, Tú eres mi fortaleza y mi razón de ser, escucha mi voz y mi plegaria, tiende tu mano que yo me aferro para poder vivir. Yo me refugio en Ti, Señor. Mi corazón está contigo. Amén

 

1-3-84 Oh Madre

Oh Madre que con tu misericordia has penetrado en mi corazón ten piedad de mí. Tú que desde lo alto me has hecho ver la Verdad y me libraste de caer en manos enemigas, eres admirable en tu amor en tu bondad divina. Por medio de Ti recibimos la Gloria del Señor. Mi boca pronunciará eternamente Tu Nombre que quede yo impregnada de Ti. Madre eres como un manantial emanando sabiduría y el camino hacia el Todopoderoso. Alabada siempre seas. Amén.

 

6-3-84 Óyeme Jesús

Señor has tomado mi vida y en Ti confío, óyeme Jesús consuela mi corazón fortalece mi espíritu. Aparta de mí todo mal pensamiento condúceme con tu rectitud, sé que sólo así recibiré tu bendición en el juicio final. Amén.

 

12-3-84 Ilumíname Señor

Señor, ninguna niebla me cubre ya, todo se aclara a causa de Ti. Tú me proteges con tu Amor supremo. Señor yo te alabo y glorifico. Has roto mis cadenas. Mi corazón clama tu Nombre. Que tu Luz siga iluminando mis días por siempre Señor. Amén”.

 

23-3-84 Con tu poder Dios mío

Con tu poder Dios mío has cambiado todo mi ser, desde hoy vives en mí. Siempre me das consuelo. Alientas mi vida, porque sin Ti nada soy. Deja en mi hacer tu Voluntad Señor. Amén.

 

5-4-84 Cristo es amor

Cristo es Amor, Bondad y Luz es fuente de vida Cristo es el camino a la eternidad. Es el Cordero fiel que nos lleva hacia el Pastor. Siempre está a mi lado Él responde a mi llamado cuando clamo por su ayuda. Jesús todo lo puede. Amén.

 

11-4-84 Redentor

Madre, por mí murió Jesús padeciendo los horrores que la cruz provocó. Se ofreció en sacrificio Su Cuerpo y su Sangre dio, lavó los pecados por mi salvación. Medito la muerte de Cristo Jesús y sé que por Él redimido soy. Amén.

 

20-4-84 Tocado del Señor

Me has tocado mi Señor con tus manos milagrosas, e hiciste que mi vida cambiara por completo. Quiero entrar en tu morada estar en tu presencia. Tú que eres misericordioso tómame Señor que contigo quiero estar. Amén”. 

 

25-4-84 Alabanza

Virgen María, eres sosiego y ternura eres la luz y la fe, rezando tu Santo Rosario, encuentro consuelo en el dolor. Perdona mi culpa si en algo te falto, pido al Señor vivir para alabarte. Amén.

 

1-5-84 Oración para rechazar al Maligno

A mi derecha y a mi izquierda está mi Señor, no hay un tercer lugar, no lo hay para el enemigo”. Y os lo aseguro que se retirará de vuestro lado. Amén. Amén.

 

11-5-84 Das amor

Comienzo a orar y ya me encuentro ante ti Señor porque sé que me escucháis. Con tu Divina Gracia, haces posible que mi vida encuentre la serenidad deseada. Sin tu ayuda nada es posible, sin tu Luz no se puede avanzar; bendito el hombre que te busca y en Ti espera. Oh Señor, porque a tus hijos das Amor a manos llenas. Amén.

 

20-5-84 Oración para bendecir la mesa

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Señor Bendice esta mesa, donde están los alimentos que nos envías este día y que nunca nos falte tu pan. Amén. En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

24-5-84 Oración para los enfermos

Señor alivia a tus hijos necesitados de salud y de tu Amor, alivia sus almas, consuélalos Señor. Perdona sus pecados y cuando los llames a tu presencia permite Señor que entren en tu Reino. Amén”.

 

29-5-84 Oración al Espíritu Santo

Espíritu Santo Luz y Poder, te agradecemos la fuerza que nos das, para que en ella podamos apoyarnos y caminar. Tú que ahondas en lo profundo de nuestro ser, y avivas la llama de nuestra fe, libéranos de todo lo impuro que podamos albergar, en nuestro pobre corazón. Te pedimos que con tu Amor, nos hagas entrar dignos de entrar en las puertas del Eterno. Amén.

 

9-6-84 Al Espíritu Santo

Espíritu puro que vienes a derramar tus dones a este pobre pecador, prepara mi corazón y líbrame de la tentación del mundo, para poder ser aceptado  por Ti. El temor ya no me alcanza porque te has acercado a mí. Camino confiado hacia tu gloriosa Luz purificadora. Alabado seas por los siglos de los siglos. Amén.

 

15-6-84 Oración por el hermano

Invocad a Dios y decid: Dios mío escucha esta plegaria, Tú que me alivias en mi dolor hoy te pido por mi hermano. Dale fuerzas para resistir los malos momentos que le toca vivir, sácalo de su desesperanza condúcelo por tu Divina Senda. Haz que acepte Tu Voluntad que no ponga en peligro su vida, sino que la salve Señor. Amén.

 

29-6-84 Oración al Sagrado Corazón

Sagrado Corazón de Jesús porque soy débil, te pido guíes mis pasos, ampárame y bendíceme. Bendito seas Señor porque en tu Corazón está la salvación. Obra en mí según tu Voluntad. Amén”. 

 

10-7-84 Oración para los incrédulos

Dios mío ayúdame a ver con claridad, que no quede confundido, sácame de ese laberinto sin salida, auxíliame que estoy perdido. Dame la fe que no tengo quiero creer en Ti, no permitas que me hunda que todo se derrumbe sobre mí, a Ti prometo Señor dedicar mis días. Amén.

 

4-8-84 Jaculatoria a la Virgen

Oh dulcísima Madre, por todos los sufrimientos que padeciste, ayúdame a sobrellevar mi cruz. 

 

7-8-84 Del Señor

Del Señor obtendréis sus dones de su espiga la semilla, su verdad alejará la mentira y de su fuente beberéis la Vida. Alabado sea el Señor.

 

10-8-84 Súplica

¡Dios mío, convierte mi tristeza en alegría, quita de mí toda pena. Sé que no cumplo, Señor, como debiera, pero sigo tus consejos porque me suenan a Gloria. En mi corazón tengo Tu Nombre y grabado queda. Amé..

 

14-8-84 Madre

Orad diciendo: Madre humilde Madre dolorida Madre del Cordero fiel Madre confiada en Dios Consuelo de sus hijos Madre consejera Estrella guía hacia Dios Madre de todos los hijos María manto de amor.

 

18-8-84 Bendito seas Señor

Bendito seas Señor de la Luz porque tu bendición me das, me acercas tu Espíritu como también tu misericordia. Maravilloso es tu Amor, que engrandece al más pequeño derribando al más soberbio, alabada sea tu grandeza. Amén”.

 

27-8-84 Con Cristo

Con Cristo a mi lado desconozco la debilidad. Él me sustenta con su Amor y mis fuerzas se multiplican. Le doy gracias a Jesús por haberme despertado, por enseñarme el camino, el camino hacia la Vida. Él es toda mi esperanza, mi confianza, mi alegría. Cristo ama, Cristo enseña. Cristo salva, Cristo redime. Aleluia”

 

7-9-84 Consagración a la Virgen

¡Oh Madre! Quiero Consagrarme a Ti. Virgen María hoy Consagro mi vida a Ti. Siento necesidad constante de tu presencia en mi vida, para que me protejas, me guíes y me consueles. Sé que en Ti mi alma encontrará reposo y la angustia en mí no entrará, mi derrota se convertirá en victoria, mi fatiga en Ti fortaleza es. Amén.

 

4-10-84 Bendita seas

Bendita seas Madre mía esperanza de mi vida, radiante luz de mis ojos, redención de mis pecados. Capullo abierto al amor de tus hijos hacia el Padre, desde el Cielo me bendices, mi corazón te entrego Madre.

 

10-10-84 Apertura

Renuevo mi espíritu, abro mi corazón al Señor, prometo escuchar solamente su voz, guardar Su Palabra y practicarla. Amén.

 

15-10-84 Orad al Señor:

Te ruego Señor, pongas tus ojos en todos los hijos, para que los perfecciones y encuentren en Ti la razón de vivir. Amén. 

 

1-11-84 Al Sagrado Corazón de Jesús.

Dulcísimo Corazón de Jesús, te bendigo, te venero y te pido tengas de mí compasión. Que jamás me extravíe del camino del Señor. Dame fuerzas Sagrado Corazón,  para poder enmendar mis faltas y merecer la paz del Señor. Amén.

 

15-11-84 Busco

Busco tu Gracia sin desmayar, busco tu Luz porque me puede cambiar, a tu divino Amor me encomiendo, qué pobre soy sin Ti, Señor. Amén. 

 

25-11-84 Entrega

Soy un pobre enfermo pecador y he venido a vuestros pies, a pedirte que me sanes y redimas. Toma mi corazón Madre, dame tu Amor”. Amén.

 

1-12-84 Decid confiadamente:

Si amo al Señor dichoso seré, si puro es mi corazón, su Gloria veré. Alabado sea el Señor.

 

8-12-84 Súplica a la Madre

Madre una gracia te pido, que me sanes en cuerpo y alma, sé que debo despojarme de mi orgullo, y de todos mis pecados. Qué lejos estaba de Ti, qué negro velo cubría mi alma, hoy te descubro y quiero vivir, detiene tu mano, pósala en mi corazón. Amén. 

 

18-12-84 Mi salvación

En Dios pongo mi vida, en Dios mi esperanza, lo sigo seguro recibiendo su enseñanza. Sabiendo de sus dones, confiando en su Amor, en Cristo creo, Él es mi salvación. Amén.

 

6-1-85 Orad:

Señor, haz de mí un hijo nuevo, engrandece mi corazón y llénalo de Amor, que Tu Bondad de mí se apiade y llegue a Ti mi oración. Amén.

 

13-1-85 Mi compromiso

Desde hoy rechazo lo malo, desde hoy recibo lo bueno, no titubearé ante el llamado del Señor porque Él, me cubrirá de gloria. Amén. 

 

23-1-85 Perdón Señor

“Señor, estás tan cerca y no te vemos, ofreciéndote, y no te recibimos, sintiendo tu presencia, y te ignoramos, avergonzados te pedimos perdón. Amén”.

 

25-1-85 Dice la Virgen:

Soy aliento de los débiles, manantial de los sedientos, abrigo de los pobres, descanso de los fatigados, seguridad de los vacilantes, acallar de los lamentos, alegría de los corazones, Arca de todos los pueblos y unión entre los hijos y Dios. Amén. Hija es el Amor por mis hijos expresado así.

21-3-85 Entrega

Su dulce Nombre nos llega, su Amor nos quiere tocar, su Corazón nos entrega, su Paz, quiere ser nuestra paz. Amén.

 

10-4-85 María, Madre

Aquí viene, aquí llega es María, la Madre, la humilde, la buena, la que viene cargada de Amor. La que enjuga cada lágrima de sus hijos y consuela con su Amor tan Maternal, la que da felicidad a cada alma, la ampara y le da su Corazón. La que tiene en los brazos a su Niño y nos lleva a los brazos del Señor, nos quiere hacer dignos del Cielo abriendo nuestro corazón. ¡Con quién te puedo comparar Madre, si no tienes ni tendrás comparación! Al verte, todo se borra, todo se apaga, porque veo tu Luz y siento tu Amor